HILDEGARD VON BINGEN - ALEMANIA





"Cuando el diablo engañoso supo que el hombre, 
por inspiración de Dios, había empezado a cantar, 
se sintió aterrorizado y atormentado y se dio 
a reflexionar y a averiguar ..."